Trash the dress. O la historia de cómo terminó mi vestido de novia.

«Trash the dress» es una sesión de fotos posterior a la boda, donde la novia da un último uso a su vestido antes de guardarlo. Por lo general, estas fotos intentan mostrar más de la personalidad de los novios y cómo son ellos en realidad, con imágenes impactantes, divertidas o hasta inquietantes en muchos casos. Una novia en un hermoso vestido de novia blanco, se destaca inmersa en una especie de pantano, rodeada de juncos y camalotes. Una divertida pareja, ambos con sus trajes nupciales, están totalmente cubiertos por pintura de variados colores mientras se entretienen de una guerra de paintball. Murciélagos girando alrededor de una novia que grita, mientras se abre camino en las profundidades de una caverna, arrastrando su vestido en el agua. Dos novios, con trajes muy formales, inmersos en las profundidades del océano. Todo vale en la última sesión de fotos que se realiza con el vestido de novia o «Trash the dress», con el objetivo de lograr imágenes impactantes, fotos de otro mundo, muy diferentes de las producidas en la boda, que expresan las personalidades de la pareja a través de un recurso que podría haber sido inconcebible en el pasado. El vestido de novia puede resultar destrozado, pero para muchos vale la pena. El «Trash the dress» es cada vez más popular. A través de esta forma de expresión los novios están diciendo algo acerca de lo que realmente son. El objetivo no es destruir el vestido de novia, sino darle un último uso sin condicionamientos, con absoluta libertad de acción y sin preocupaciones, ya que no se va a usar de nuevo. Las Sesiones «Trash the dress» suelen ocurrir uno o dos días después de la boda y ofrecen el lujo de un horario abierto para la captura de grandes imágenes. Hay novios que están dispuestos a hacer casi cualquier cosa, sin limitaciones. Sin embargo, algunas novias no quieren tirar a la basura por completo su vestido. El límite es flexible y dependerá de lo que los novios quieran transmitir sobre ellos mismos, la seguridad en el momento de realizar las tomas y lo que sientan que es cómodo para ellos. Quizás algunos novios solo quieran caminar a través del campo, a lo largo de las vías del ferrocarril o en medio de edificios abandonados y eso puede funcionar igual de bien. Mientras que otras parejas buscan el límite, saltando desde acantilados, trepando por árboles altos, sumergiéndose en lo profundo del océano o caminando entre animales salvajes. En cualquier caso el mensaje es siempre el mismo: sobre el amor entre los novios, que están empezando una nueva vida juntos y que ese vestido no será utilizado de nuevo. Fotos gentileza Maxpell

1 Comentarios

Leave a Comment.